Get Adobe Flash player
inicio Artículos TELEFONÍA CELULAR NUEVAS ENFERMEDADES
Usar puntuación: / 38
MaloBueno 


La exposición a Las ondas electromagnéticas o microondas ocasiona efectos biológicos indeseables

Hoy podemos decir que existen evidencias científicas suficientes para afirmar que la radiación indiscriminada de microondas provocada por la telefonía celular móvil sobre la población tiene efectos biológicos indeseables y precipita un riesgo inaceptable para la salud pública.

Las ondas electromagnéticas o microondas son energía liberada por antenas colocadas en torres y ubicadas estratégicamente, estas radiaciones afectan al medio biológico y por supuesto al ser humano. La radiación de un teléfono celular móvil supera 3 millones de veces a la radiación natural (natural Sun), y durante su uso la antena emisora receptora del celular se sitúa pegada a nuestro cráneo (cerebro). La emisión de microondas muy cerca de nuestro cráneo, acelera nuestras ondas cerebrales al límite de estrés.

 

Los efectos biológicos dependen del tiempo de exposición a las microondas y aumenta linealmente con la potencia de la fuente de emisión (móvil o antena base) y decrecen exponencialmente al aumentar la distancia entre el móvil o antena repetidora y la persona expuesta. En personas que viven cerca de una antena están sometidas a radiaciones las 24 horas.

 

Los efectos pueden ser térmicos o atérmicos: Los efectos térmicos son producidos  por las radiaciones electromagnéticas / microondas y el aparato celular pegado al oído,  afecta a los tejidos circundantes, ojo, cerebro etc., nuestros tejidos no están preparados para tolerar el efecto microonda sobre éstos, con las consecuencias lógicas. Los efectos atérmicos (no térmicos) provocados por estas radiaciones / microonda afectan las células, núcleos, cromosomas, ADN, alteran la relación intercelular, barrera hematoencefálica, transmisión neuronal etc.           

Los riesgos sobre el ser humano pueden ser agudos o a corto plazo y dependen del uso del móvil y la cercanía de la antena. Podemos notar aumento de estrés, perdida de memoria, mente en blanco, pérdida de atención, esto sobre todo en los niños, nauseas, dolor de cabeza (cefalea), palpitaciones o alteraciones de ritmo cardiaco, calentamiento de los tejidos cercano al oído (donde se coloca el móvil) con riesgo de aparición de cataratas, eritemas etc., insomnio por disminución de  producción de melatonina con las consecuencias lógicas de esto, la melatonina es un protector natural sobre el cáncer, su alteración durante la noche modifica el funcionamiento cerebral. Además toda una serie de manifestaciones que en medicina se califica como distonías neurovegetativas, el nuevo síndrome de las microondas.

 

Los problemas más graves sobre la salud son a mediano y largo plazo por efecto acumulativo de las radiaciones electromagnéticas, esto provoca distintas manifestaciones clínicas o enfermedades, con alteración de la barrera hematoencefálica aumentando la permeabilidad con pasaje de químicos: potasio, calcio, glucosa etc. al cerebro, que normalmente no pasan, este resultado hace sospechoso de que estas radiaciones pueden provocar enfermedades degenerativas como Parkinson, Alzheimer, Esclerosis Múltiple, alteración de neurotransmisión que se refleja con modificaciones en el electroencefalograma, esto fue constatado por el Dr. C.V. Klitzin de la Universidad de Lübeck, Alemania, con estudiantes voluntarios, utilizando el teléfono móvil que demuestran que sus radiaciones alteran la frecuencia cerebral en forma preocupante.

También el Dr. Herry Lai, de la Universidad de Seattle, USA, constató en 1999 efectos de pérdida de memoria en experimentos con ratones sometidos a radiaciones de telefonía móvil, también se comprobó en experiencias similares trastornos en el comportamiento en animales sometidos a radiaciones de microondas.

 

El  Dr. Robert Becker candidato a premio Nóbel de medicina habla de que estas radiaciones sobre los niños provoca trastornos sobre el aprendizaje, síndrome de fatiga crónica, déficit por desorden de atención (ADD).

 

Formación de tumores, la exposición del ser humano a radiaciones de microonda por el celular o radiación continua de 24 horas como ocurre con las personas que están cerca del radio de acción de las antenas, esta descrito, daño de ADN, alteración de cromosomas con cambios (mutaciones) en estos que puede desencadenar en cáncer o leucemia. Un informe de la OMS, habla de dos estudios epidemiológicos recientes sobre la relación de campos magnéticos y LEUCEMIA en niños.

El Dr. Hardel del Instituto Karoliska, de Estocolmo, Suecia, sobre 209 enfermos con cáncer cerebral, cuyos resultados fueron presentados en mayo del 2000, demuestra que los resultados son suficientemente concluyentes para recomendar sobre el uso del celular y las radiaciones electromagnéticas. El Dr. Carlo de Wireless Technology Research manifiesta la relación de radiaciones microonda y tumores cerebrales.

De acuerdo a distintos estudios e informes el sistema inmunológico no escapa a los efectos de estas radiaciones electromagnéticas y da lugar a alteraciones inmunológicas.   

Como conclusión del estado actual de las investigaciones y numerosos estudios existentes, han obligado ha distintos países a través de comités de expertos, instituciones oficiales a dictar normas con un sentido de cautela o precaucional, sobre la ubicación de las antenas de  telefonía celular con distancia mínima de seguridad que van de 300 m en Namur (Bélgica) a  500 m en Australia.

 

El comité independiente de expertos en telefonía móvil Británico, reconoce la posibilidad de efectos atérmicos negativos para la salud por causa de los teléfonos celulares y las antenas de base y aconseja principios de cautela o precaución. A esto se suma las medidas adoptados por distintos países.

 

Las recomendaciones del Congreso de Salzburgo sobre telefonía celular organizado a instancias de gobierno Austriaco, son  para analizarlas detenidamente y ponerlas en practica.

 

Resumen:

·         Sometimiento a información previa a la instalación de las antenas, con intervención activa de la población residente.

·         Análisis de varias alternativas de instalación posibles.

·         Protección de la salud y el bienestar.

·         Toma en consideración del aspecto visual y paisajístico.

·         Cálculo y medición de los valores de exposición.

·         Toma en consideración de la fuente ya existente que emiten campos de alta frecuencia.

·         Control de instalación una vez realizada, así como el seguimiento posterior.

           

Dr. Antonio José Martínez

Médico Oncólogo      

Fuesmen – Hospital Teodoro J. Schestakow

boletindesalud.com | San Rafael, Mendoza, Argentina

Copyright © 2013. All Rights Reserved.