Get Adobe Flash player
inicio Artículos SOL y TABACO
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 


Enemigos de nuestra piel

 

Ningún ser vivo está exento de envejecer. Esto ocurre en todos los órganos y sistemas. Nuestra piel, que es el órgano más extenso y visible del cuerpo humano, es el que más delata este proceso y por tanto el que más nos preocupa.

 

Nadie puede luchar contra el paso de los años, pero si disminuir la influencia negativa de otros factores que aceleran este envejecimiento natural, como el tabaco y el sol.

 

Con el transcurso del tiempo, nuestra piel pierde su elasticidad (porque disminuye la producción de colágeno y elastina), se adelgaza y pierde grasa, y también disminuye el líquido intercelular, por lo que su apariencia pierde brillo y luminosidad.

 

Tanto el tabaco como los rayos ultravioletas del sol, provocan deshidratación y destrucción de las fibras elásticas, lo que se traduce en flaccidez, arrugas y manchas. Además la nicotina produce asfixia celular por lo que la piel del fumador aparece gris y opaca.

 

CONSEJOS PARA TENER EN CUENTA

 

1)     Limpiar diariamente la piel con crema de limpieza y loción adecuada para cada tipo de piel.

2)     Hidratarla permanentemente desde afuera con una crema hidratante, y desde adentro, tomando por lo menos, dos litros de agua diarios, sobre todo, en verano.

3)     Consumir frutas y verduras.

4)     Evitar las agresiones externas como el viento, el frío y la contaminación.

5)     Usar diariamente filtro solar con FPS de 15 o más (aún en invierno y cada vez que esté al aire libre)

6)     Evitar las exposiciones solares comprendidas entre las 11 y las 17 horas (según huso horario actual en Mendoza).

 

PARA RECORDAR: El mejor tratamiento es la prevención.

 

 

Norma Rodríguez

Cosmetóloga y Esteticista

boletindesalud.com | San Rafael, Mendoza, Argentina

Copyright © 2013. All Rights Reserved.